Jovenes Rios de Bendicion

Sumergidos en el Rio de Dios

Solo Para Chicas: El precio de la popularidad

Solo Para Chicas: El precio de la popularidad

Un amigo está intentando integrar un equipo de futbol o un club y una amiga intenta ser la porrista de un equipo deportivo. De repente, tú amigo o amiga es una persona completamente diferente. Él no devuelve tus llamados telefónicos. Ella da respuestas vagas y vacilantes acerca de sus planes para el fin de semana. Ya no almuerza más contigo; está sentada con un nuevo grupo de amigos “populares”. Ahora tu amiga es popular y le eres indiferente.

Si te sientes sola e ignorada a causa de la nueva popularidad de un ex amigo o ex amiga, o si eres popular y deseas saber cómo mantener las cosas equilibradas, lee cómo la popularidad cambió la forma en que algunas personas se comportaban en la época de Jesús. Los problemas de popularidad han existido por mucho tiempo. Como tal vez sepas, el precio de la popularidad puede ser alto. Lee Juan 12:37-50.
En el caso de los líderes judíos, el respeto y el elogio importaban más de lo que ellos creían. Tanto era así que comprometieron su honestidad. Exigir popularidad puede causarte el mismo resultado. Es bueno tener amigos, pero cuando el encontrar amigos y buscar su elogio sacan tu atención de las cosas importantes de la vida, entonces las cosas han ido demasiado lejos.
De la misma forma, si estás tentada a arriesgar cosas importantes para seguir siendo popular, tu vida está fuera de equilibrio. El equilibrio es la clave, y Dios puede ayudarte a obtenerlo y a mantenerlo. Pero hay un precio que pagar para tenerlo. Examina el equilibrio en tu vida. Menos actividades, ir a menos fiestas y aprender a sentirte bien estando a solas, puede que sea necesario.
Las amistades y el respeto de la gente son importantes. Pero tener la amistad y el respeto de Dios es más importante. Siempre hay un costo para la popularidad, pero la popularidad va y viene. La amistad con Dios dura para siempre. El costo es: tu profundo amor por Él.

Acepta un desafío

Desear ser reconocida es normal. Dejar de ser leal a Dios y a ti misma sólo para ser popular, no lo es. ¿Has establecido límites para mantener equilibrio? ¿A cuáles principios cristianos no renunciarías por ser popular?

junio 15, 2008 - Posted by | Articulos |

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: